martes, 22 de septiembre de 2009

Décima bienal mundial de encuadernación de arte de Saint-Rémy-lès-Chevreuse 2009 - 2. Dulce Maria Luna y sus pequeños encuadernadores.

************************************************************************


Dulce María Luna es una conocida encuadernadora mejicana galardonada en una de las ediciones anteriores de la bienal. Este año también presentó su obra, una decoración basada en las máscaras del teatro griego, la que sonríe y la que frunce el ceño, aunque ella solo exhibe, siempre, la primera de estas poses.



Lleva un tiempo desarrollando un fantástico proyecto para acercar la encuadernación a los más pequeños. En solo una hora es capaz de conseguir que hasta cincuenta, ! 50 ¡, jóvenes completen una pequeña agenda: su primera encuadernación. En esta décima bienal ha estado trabajando con varios grupos de encantados franceses.


Cuando lleguen se lo encontrarán todo preparado, Dulce les conducirá, siempre con su sonrisa, hasta convertir un pequeño "kit" en un precioso libro.



Lo primero es pintar unas guardas para adornar el interior. Es lo primero, porque mientras encuadernan el libro transcurre el tiempo preciso para que sequen estos papeles.





La encuadernación "de verdad" comienza poco después, con Dulce subida a una silla dando las explicaciones que deben ser seguidas con atención por los jóvenes aprendices.


Hay que ser aplicado en el trabajo.


Tanto las niñas como los niños.




Para al final poder posar todos felices con sus obras terminadas.




No es solo un hermoso proyecto lo que realiza Dulce con sus pequeños, porque además de unas primeras nociones básicas de encuadernación, les enseña el amor al trabajo manual y a la obra bien hecha. Luego podrá comenzar la labor para que abran sus libros y lean lo escrito en el interior. Es un primer paso, complementario a muchos otros primeros pasos que deben darse, para que estos pequeños se conviertan en personas inteligentes y amantes del prójimo.

El amor al libro es el amor a muchos amores. Quien enseña este camino merece todo nuestro respeto, admiración y ayuda.

Con una sonrisa, Dulce enseña encuadernación; cuántas sonrisas desearía yo que la encuadernación le devolviera a ella.


No hay comentarios: